miércoles, 2 de abril de 2008

Reflexiones sobre la Iglesia en el Noreste de la Republica Democratica del Congo


Alegrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alegrense!. Que su Amabilidad sea evidente a todos. El Señor esta cerca. No se inquieten por nada; mas bien, en toda ocasion con oracion y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidara sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesus. Filipenses 4:4-7

Las palabras del Apostol Pablo a los Filipenses describe como es la iglesia en el noreste del Congo:

-Una iglesia alegre en medio de circunstancias adversas.
-Una iglesia amable, cariñosa, servicial y hospitalaria.
-Una iglesia de oracion y dependencia de Dios.
-Una iglesia que confia en su Cabeza: Jesucristo.

Los que representamos a la iglesia en otros lugares del mundo tenemos que profundizar, entender y seguir recorriendo un camino de comunion-aprendizaje con respecto a la iglesia en el noreste de RDC.

La Iglesia Africana tiene recursos espirituales y emocionales para alentar a la iglesia en otras partes del mundo. Tambien tiene un potencial alentador para crecer en el envio de misioneros a otras etnias (Un desafio latente).

Todo esto levanta algunas preguntas y genera un dialogo que debemos profundizar en nuestra relacion Sur-Sur y Sur-Norte:

¿Nos entenderemos mutuamente? ¿Debemos replantear nuestro entendimiento misional para mejorar nuestro diálogo misionero? ¿Cuál será nuestra participación practica (Africa, Latinoamerica, etc.)? ¿Que en cuanto al desafio, capacitacion y envio de misioneros por parte de Africa, Latinoamerica, etc.?, ¿Que en cuanto al avance de otras religiones?, ¿Cuales son los principales desafios globales y como entender nuestra participacion? ¿Como avanzar en la relacion Sur-Sur y Sur-Norte? ¿Qué principios y valores debemos seguir? ¿Cómo construir mejor el puente misionero de cooperación? ¿Nuestras estructuras pueden mejorarse, cambiarse, o anularse?¿Qué es lo que podemos hacer? ¿Cuál es el costo que debemos pagar? ¿Cuál es nuestro llamado y pasión?

Como Latinos hemos disfrutado de la Koinonia con la Iglesia Africana en el contexto de la fe. El compartir la fe y relacionarnos siempre esta en primer lugar pero esto no termina aqui. Nos queda profundizar la cooperación práctica, dado que la fe común debe tener una salida a la participación práctica y esta participación en la práctica tiene consecuencias concretas. Para nosotros los Latinoamericanos esto representa nuestro gran desafio. Tenemos un gran potencial en recursos humanos, espirituales y emocionales. Tambien estamos creciendo en cuanto a los recursos materiales. ¿Cual sera nuestra participacion de aqui en mas?, ¿Como seguir dialogando con la Iglesia Africana y la Iglesia en el Occidente?

Como siervos estamos entendiendo que cuando nos involucramos en la misión estamos compartiendo la misión del Dios misionero y no estamos trabajando en ningún proyecto privado. El hecho que hemos decidido juntos hacer misión es una señal de la derrota de Satanás y la evidencia de la unidad/cooperacion global. El hecho de que lo estamos haciendo juntos con nuestras diferencias de cultura, riqueza, trasfondo, etc, requiere la ayuda del Espíritu Santo y una disponibilidad de sacrificar lo nuestro para el bien de su misión.

Para que exista encuentro, un posible acercamiento real y practico de la iglesia global en diferentes partes de mundo (relacion Sur-Norte, Sur-Sur) las palabras del Apostol Pedro son oportunas para recordarnos:

Revistanse todos de humildad en su trato mutuo porque "Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes". Humillense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El los exalte a su debido tiempo. Depositen en El toda ansiedad, porque El cuida de ustedes. 1 Pedro 5:5-6

Sigamos sin prisa (depositando nuestra ansiedad en El, sin inquietarnos, siendo agradecidos) pero sin pausa (alegrandonos, sirviendo a todos con amablidad, con oracion y ruego. El Señor esta cerca). Que la paz que solo Dios da pueda llevarnos a confiar mas en el Señor, seguir aprendiendo unos de otros, servirnos en Humildad y Amor para la Gloria de Dios Padre.

Alicia y este servidor estamos profundamente agradecidos a Dios, a la Iglesia de Elmbrook Church y a otras iglesias por habernos ayudado practicamente. Esperamos seguir procesando todo lo vivido, entender los proximos pasos a dar y continuar compartiendolo con todo el Pueblo de Dios.

Alicia y Carlos Scott

1 comentario:

Carlos y Alicia Scott dijo...

Pensando en el movimiento iberoamericano y las iglesias
Reflexiones sobre nuestra misionologia

Lic. Carlos Roberto Scott
Presidente de COMIBAM INTERNACIONAL

Muchos definen que el único objetivo histórico de la misión es la evangelización como aquello que “trae a los no creyentes a la fe salvifica en Cristo y a la membresía en su iglesia”, y luego, a su vez, “los envía a encontrar a otros”

Aparentemente el propósito de la Misión queda reducida en compartir la fe y llevar a otros al conocimiento de Cristo en cuanto a “Salvar almas”. Nada tiene que ver otros aspectos de la Misión en el campo social, político, educativo, económico, etc. El ser cristiano se entiende exclusivamente en categorías religiosas y culticas. Esto significa el conocimiento de practicas, credos, observancia del Domingo, membresía, asistencia, la frecuencia de los cultos, el apoyo a la Iglesia, etc. Hemos tenido mucho éxito: “logramos retirar a los cristianos del mundo”. Con mas de 60.000.000 de creyentes en Latinoamérica parece que no pudimos pernear la sociedad con los valores del Reino de Dios.

Para otros la misión significa equipar a la Iglesia con miras a su participación en el mundo en la forma de programas, acciones misceláneas y en proyectos de ayuda al desarrollo. El énfasis en la evangelización es muy limitado.

Debemos afirmarnos en que tanto la evangelización como la acción social son componentes de la misión. La evangelización y la acción social no son componentes o partes separadas de la misión, sino más bien dimensiones de la misión única e indivisible de la Iglesia:
“La visión, la acción y la reflexión misionera de la iglesia deben fundamentarse en el evangelio que, cuando es comprendido en su integridad, se proclama en palabra y obra y se dirige a todo el ser Humano hasta lo ultimo de la tierra”

“Si vamos a entender el Evangelio y la misión de la Iglesia conforme a todas las Escrituras, de Génesis hasta Apocalipsis, lo tendremos que entender clara y enfáticamente como “bendición a las naciones”. Bendición espiritual, por fe en la muerte de Cristo, claro que sí. Bendición personal, al conocer a Cristo individualmente, claro que sí. Pero también bendición física y material, en el claro sentido hebreo de “bendición”. Y bendición también a las naciones como naciones, como se describe en la revelación bíblica.”

Por lo tanto hablar de Misión es hablar de un mensaje integral de salvación que no conoce fronteras de ningún orden y que esta dirigido a todo ser humano y considera toda la realidad de la persona: lo físico, lo moral, lo espiritual, lo intelectual, lo social o lo político.

“La Iglesia en América Latina debe asumir plenamente y sin tardanza su responsabilidad en la misión mundial." Si leemos la Gran Comisión de Mateo junto con la de Juan entenderemos y haremos nuestro a Lucas 4:18-19 bajo una perspectiva nueva y eso a nuestra Misión.

Parte de nuestra tarea misionológica en este tiempo será investigar críticamente las presuposiciones, motivos, estructuras, métodos, pautas de cooperación y liderazgo que las iglesias han desarrollado en cumplimiento de este mandato.

En la medida que maduremos como iglesia nos transformaremos en agente de cambio. Cuando tocamos las realidades e intereses de determinados sectores por presentar “Todo el Evangelio” nos enfrentaremos con el real “costo de ser discípulos”. Solo cuando nuestras creencias cambian realidades humanas comenzara una lucha de Poder contra Poder.

“La encarnación es el modelo para la misión de la Iglesia. En su encarnación, Jesús se identifico con la humanidad pecadora, se solidarizo con ella en sus aspiraciones, angustias y debilidades y la dignifico como criatura hecha a imagen de Dios. La Iglesia esta llamada a encarar su misión al estilo de Jesús.”

Nuestro Paradigma se debe formar estudiando el texto y el contexto. Algunas misiono logias ignoran el texto, otras ignoran el contexto. La tendencia parece estar dada por un mensaje que debemos predicar pero nuestro contexto debe hacernos reaccionar y reflexionar. ¿Estamos produciendo un dialogo con toda la revelación de Dios para la Misión?.

La correcta misionologia ha de interpretar el texto (todo el texto de la Palabra de Dios) y el contexto. Contexto que surge de nuestra realidad Latinoamericana, que forma un nuevo paradigma. Este contexto tiene que ver en donde vivimos; que por supuesto no es el primer mundo. Un contexto que nos hace reflexionar, que nos ayuda a entender mas claramente como debemos hacer la misión cuando vamos a los pueblos de acceso restringido.

Espero finalmente que no caigamos en lo que muchas veces ha dicho Jhon Stott: “La acción sin reflexión es fanatismo en acción pero la reflexión sin entrega es la parálisis de toda acción.” Dios llama a todos los creyentes a participar y comprometerse en su misión. Si el estudio no lleva a la participación, sea en casa o en ultramar, la misiono logia habrá perdido su vocación y razón de ser.

Hoy Latinoamérica necesita nuestro aporte que no pasa por la lucha del poder, el discurso, la dialéctica, el reclamo, proclamar lo importante que somos como iglesia o personas, mostrar nuestros logros, etc. Hoy lo que necesitamos es andar en buenas obras y volvernos “pequeños”, “humillarnos” como niños (Mateo 18:1-4). Debemos reconocer nuestra pequeñez, ignorancia e incapacidad.

Volvamos a tomar el “mensaje que es digno de confianza” y como le dice Pablo a Tito “quiero que lo recalques, para que los han creído en Dios se empeñen en hacer buenas obras. Esto es excelente y provechoso para todos” (Tito 3:9).

“Ayuda en todo lo que puedas al... {misionero biocupacional} y al {misionero tradicional}, de modo que no les falte nada para su viaje ...{a las naciones}.

Que aprendan los nuestros a empeñarse en hacer buenas obras, a fin de que atiendan a lo que es realmente necesario y no lleven una vida inútil” (Tito 3:13-14).